Estrés Laboral y Ansiedad

El estrés se puede definir como un proceso de relación entre el sujeto y el entorno, y se produce cuando dicha  relación se percibe como amenazante y desbordante de los propios recursos y pone en peligro el bienestar o la salud personal. Quizá sea interesante tener presente dos ideas claves:

  • El estrés no siempre es perjudicial
  • Que el estrés sea nocivo depende de la intensidad, duración y del modo en el que se afronta.

El estrés es, ante todo, un proceso de relación entre el individuo y el entorno y todos podemos sufrirlo en mayor o menor medida, aunque algunos sujetos tienen más posibilidades de padecerlo, en función de cuáles sean sus rasgos de personalidad.

Causas Generales del Estrés

Muchas son las causas capaces de generar y producir estrés laboral. A continuación vamos a reflexionar sobre aquellas que consideramos más importantes y  más frecuentes, aun­que, obviamente, no son las únicas y la lista se podría hacer mucho más extensa:

Estrés por exceso de trabajo: Tener una importante sobrecarga  laboral es un fac­tor de estrés substancial  ya que el exceso de actividad  se vive como una amenaza capaz de desbordar  nuestra capacidad de reacción.

Estrés por trabajo a ritmo elevado: hacerlo obligatoriamente en unos plazos determinados o sometido a un nivel de control alto.

Estrés laboral por aburrimiento y monotonía: la  falta de actividad  o la rutina en el trabajo, pueden ser un factor de estrés importante al conseguir desincentivar  y desmotivar al sujeto de forma muy significativa.

Estrés laboral por no saber el trabajo que hay que realizar: Es uno de los factores que genera un mayor desconcierto e inseguridad en el individuo y por tanto crea una situación que es vivida como amenazante.

Trabajo a turnos: En este caso el estrés laboral es producido por  la alteración de los ritmos carcadianos que, a su vez, modifica e incide sobre la secreción hormonal, creando cambios neurobioquímicos y dando lugar todo ello a su vez a cambios conductuales y emocionales.

Estrés laboral por falta de preparación: la falta de conocimiento sobre nuestro trabajo o los avances tecnológicos.

Multitarea: Desempeñar papeles diferentes a lo largo de la  jornada es un  factor de estrés alto, sobre todo si ello coincide con  una personalidad autoexigente en exceso, haciendo que el  sujeto se mar­que unos  ritmos o metas que luego no puede  alcanzar. Por ejemplo, querer  ser madre, trabajadora, hija que cuida a unos padres mayores,esposa, etc., y pre­tender estar siempre en forma para desempeñar  todas  estas actividades es imposible, salvo que asumamos la existencia de una situación estresante que nos acompañe.

Sobrecarga tecnológica: Aunque la tecnología  está pensada como  una forma de disminuir la cantidad de trabajo y poder hacer es te con mayor precisión y calidad, si es muy compleja o si no tenemos  el grado adecuado de formación o pericia,se puede convertir en un problema grave y en lugar de  ayuda es vivida como amenaza de nuestra estabilidad emocional.

Estrés laboral por jefes incompetentes en el trabajo: Tanto la ausencia de liderazgo como la existencia de uno inadecuado es un foco de conflicto seguro.

Pugna por el poder en el trabajo: Las peleas que a veces se producen para obtener un rango mayor en el ámbito laboral pueden ser  factores estresantes de primera magnitud ya  que la mayoría de las veces se plantean en términos de una auténtica batalla y son vividos por el sujeto como una amenaza directa contra su capacidad, aptitudes e incluso a su persona.

estres-laboral-y-psquiatria, causas, síntomas y acciones
estres-laboral-y-psquiatria, causas, síntomas y acciones

Síntomas del Estrés Laboral

El estrés cuando traspasa determinados límites puede dar lugar a síntomas muy variados que van desde alteraciones fundamentalmente somáticas, hasta cuadros psiquiátricos más o menos graves. Con una finalidad estrictamente didáctica hemos agrupado estos problemas en cuatro grandes apartados que exponemos a continuación.

Síntomas somáticos del estrés laboral:

-Dolores diversos de localización cambiante y rebeldes  a los tratamientos convencionales.

– Insuficiencia coronaria que puede originar cuadros isqué­micos severos si se asocia a otros  factores de riesgo como hipercolesterolemia, tabaquismo, obesidad, sedentaris­mo, etc.

– Cuadros hipertensivos.

-Disminución de las inmunoglobulinas y en conse­cuencia de la capacidad defensiva.

– Alteraciones dermatológicas: dermatitis, psoriasis, dermopatías, etc.

Síntomas cognitivos del estrés laboral:

– Disminución de aten­ción y memoria.

– Enlentecimiento de las funciones psíquicas supe­riores.

– Bloqueos, inseguridad, proble­mas de rendimiento.

Síntomas emocionales del estrés laboral:

– Trastornos de ansiedad en sus diferentes variedades con predominio de trastornos de pánico y de los trastornos obsesivos.

– Trastornos del estado de ánimo sobre todo cuadros depre­sivos de diferente intensidad.

Síntomas conductuales del estrés laboral:

-Conductas de riesgo que van desde la conducción temeraria hasta el abuso de sustancias como  alcohol o ansiolíticos pasando por la práctica de ciertos deportes arriesga­dos.

-Absentismo y presentismo laboral. Es decir, bajas laborales más o menos prolongadas y generalmente etiquetadas con diagnósticos somáticos o presencia en el lugar de trabajo pero sin realizar una función activa.

estres-laboral-y-psquiatria, causas, síntomas y acciones

Acciones a Seguir ante el Estrés Laboral

Si tenemos sospechas funda­das de que alguien a nuestro alrededor sufre un elevado nivel de estrés laboral, será  necesario en primer lugar identificarlo con claridad y ver si es una situación de sobrecarga que ha originado un agotamiento o, por el contrario, si es un estrés continuado que ha genera­do repercusiones psicopatológicas o somáticas.

En el primer caso, es decir, si se trata de una situación de sobrecarga o de exceso de actividad, probablemente con una baja laboral no muy prolongada y un cambio en el ritmo de trabajo, será suficiente para que la sintomatología remita y la persona recupere la normalidad.

Si existe estrés laboral continuado y con repercusiones psicopatológicas de tipo ansioso o depresivo,  será necesario, además  de  las correspondientes modificaciones laborales,  iniciar un tratamiento con ISRS (paroxetina) con  una duración no inferior al año. Al mismo tiempo se deberá llevar a cabo una psicoterapia de tipo cognitivo,para intentar modificar la “interpretación” que el sujeto  hace  de la  realidad.

Al  fin y al cabo: “las  cosas no son como son, sino como somos”.

Por favor, valore este artículo



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies